El otro día vi esta Promoción sobre Tinder en el metro sobre Barcelona. Sujetar por mediacií³n de una app puede parecer bastante reciente, sin embargo la publicidad de esta en particular sigue oliendo a patriarcado rancio. Las he observado en diferentes estaciones sobre la localidad. Esos dos ejem desplazándolo hacia el pelo un tercero en el que sale un pequeño solo con un mensaje de el clase “single de continuar mis propias reglas” (o alguna cosa así).